viernes, 23 de septiembre de 2011

ENTONCES.

Entonces,
en aquellos días,
mi voz y yo
nos hallábamos lejanas cual si fuéramos
el eco insondable de una profecía,
lejanas y valiosas como nebulosas cósmicas,
lejanas y ambiguas como fortalezas vacías,
desguarnecidas de defensa alguna en los adarves.

Entonces,
en aquellos días,
toda yo,
toda yo misma
era oro y seda, diamante y rubí
de fulgurante brillo,
coruscante estrella iluminando la noche umbría.

Entonces,
en aquellos días,
llegaste a mí
para extinguir el fuego que en mi interior ardía,
y fue resplandor de relámpago
dejando tras de sí la urna cineraria,
el relicario de lo que otrora fui,
de lo que en mí latía.

Entonces,
ya no existe entonces,
ahora la valía extinta de mi especie, también finada,
renace como Ave Fénix ungida y entronizada,
vuelve de nuevo la vida a rugir
en sus entrañas, vuelve de nuevo la lucha
a enardecerle las venas
y a tomarla por morada.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Molly, duchess of Nona”, (“Molly, duquesa de Nona”),  1905,
Frank Cadogan Cowper.
Safe Creative #1109230116723

miércoles, 21 de septiembre de 2011

OTOÑO.

Las flores de mi baranda
ya no requieren el agua,
muerto en la planta el estío.

Otoño que has de venir,
envuelto en crines de vientos
de Pegasos macilentos por el discurrir del tiempo.

Otoño de ocres cautivo,
de tierras pardas, cobrizas,
de brunos mantos lunares
que reflejan en las aguas
turquesas y carmesíes, como frutas,
como gemas, como joyas de oro y niebla,
poblando una dehesa de rubios toros
sedientos de embestir hasta tormentas.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “No espero más que un otoño”, (2011), Andrés Rueda.

Ésta y otras pinturas de Andrés Rueda, en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL
Safe Creative #1109210104306

martes, 20 de septiembre de 2011

HOY TE RECUERDO.

Hoy mi fragilidad
franqueó la niebla del olvido,
hoy te recordé sin
la hiel de la traición,
mas tú ya no perteneces a mi mundo,
sino a lo oculto,
al inframundo habitado
por las sombras del pasado,
a ese mundo de muertos
en el que yacen
las promesas fraguadas contigo
sobre un incierto futuro.

Mayte Dalianegra.

Pintura de David Caesar.

Safe Creative #1109160072748

lunes, 19 de septiembre de 2011

UN DIECINUEVE DE AGOSTO.

Tal día como hoy,
un diecinueve de agosto,
bajo la mortecina luz de la tarde,
unos ojos,
hambrientos de la veleidosa sonrisa de Tiké,
buscaban a otros.

Tal día como hoy,
un diecinueve de agosto,
unos labios,
al sentir el contacto de otros labios,
se humedecían como mares salobres,
mutando su secular herrumbre
en lozana turgencia de amapola.

Tal día como hoy,
un diecinueve de agosto,
no importa de qué año,
pues todos y cada uno de los años
repiten la misma fecha,
el nómada errabundo que eras,
hallaba el sacro fuego de Vesta
en la encrucijada inguinal de mi regazo.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Amanece tarde”, (2011), Andrés Rueda.
Safe Creative #1109180090647

Ésta y otras pinturas de Andrés Rueda, en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL

domingo, 18 de septiembre de 2011

VESTAL AUSENTE

La palmera tosca del desierto fútil
de este andar sin rumbo que es mi pensamiento,
atina a trocarse en luces al alba,
en campos vestidos
por las amapolas, de un rojo tan vivo, como vive
el alma que de mis entrañas su furia atesora.

Se cubren mis carnes con hojas de un roble,
cuya savia despliega el color del verano.
Esa savia dulcísima
vierta sobre mí,
como la simiente que fecundó a Eva.

Savia generosa
de vid y de olmo,
fortaleza de úrsido colmando el grial
de mi útero
(de mi vientre terso e inmaculado),
rezumante gónada de hombre
esparciendo su fértil delirio
por mi untuosa anatomía de vestal ausente.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “The tissue of Ariadne (“El velo de Ariadna”), 2002, Victor Hagea.

Safe Creative #1109080020171

martes, 13 de septiembre de 2011

RÁVENA.

Rávena, cristalina filigrana
de vidrio antiguo tejida
en la tesela del tiempo.

Crisálida hídrica
enriquecida de oros,
de transparencias colmada,
acuoso mosaico
ora verde, ora azul, ora rojo,
diáfana bóveda bizantina,
paloma de paz ahíta.
Rávena, áurea y vítrea.

Mayte dalianegra.

Pintura: "Los favoritos del emperador Honorio" (1883) John William Waterhouse.
Safe Creative #1109130052589

sábado, 10 de septiembre de 2011

ALGUIEN...

Alguien llegó a mi vera
con aroma de arrayán,
dejándome por simiente
la huella de su pisar.

Alguien vino de la Alhambra
envuelto en níveo cendal,
y en su sonrisa tan franca
se reflejaba el espejo
de una alberca azul y plata.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Patio de los Arrayanes de la Alhambra", (2011), Andrés Rueda.

Ésta y otras pinturas de Andrés Rueda en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL
Safe Creative #1109100037455

BLANCO.

Mi amor, blanco como aurora virgen
nacida antes del óbito nocturno,
yo sé bien cómo me quieres,
yo sé bien cómo me anhelas,
te sé desde que te encuentro
en las letras, y en momentos
en que tus ojos se pierden, evadidos,
como en sueños, expectantes,
ante lo que no has vivido aún.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Una danza por el mar", Charles Amable Lenoir, (1860-1926).

Safe Creative #1109049990859

lunes, 5 de septiembre de 2011

CABALLERO ABENCERRAJE.

Caballero Abencerraje,
el de la armadura azul
con cota  amatista y oro,
cuando mis ojos te ven,
madrugando la mañana,
se me sube la garganta
hasta los nimbos del cielo,
para gritarles tu nombre
guarnecido de laureles,
para decirles a aquéllos,
que descreídos nos vieron,
amarnos bajo las sombras
de lo impuro y de lo obsceno,
que no hay macho en esta tierra
que me dé mayor tormento,
pues tu ausencia me derrumba
y sólo aspiro, de lejos,
a besar esos tus labios
y robarte otro "te quiero".

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Puerta de Bibarrambla”, (2011), Andrés Rueda.

Ésta y otras pinturas suyas, en sus blogs: ANDRÉS RUEDA, PÁGINA PERSONAL  y  
Safe Creative #1109050002091

domingo, 4 de septiembre de 2011

A HELENA DE TROYA.

Una dorada tiara te ciñe la frente de reina laconia,
como diosa antigua, vedada de aire,
sepultada en gemas y áureas preseas,
con los cabujones hiriendo tu carne
de cutis perlado y eterno en el tiempo,
con ojos de jade, fríos y conversos,
corazón siniestro que candente fluye
bajo los efluvios de las madreselvas,
hielo que congela la mirada cándida
de aquél que te admire en la noche gélida.

Mil barcos zarparon  por tu hermoso rostro,
reina de las sierpes, reina de las hembras,
luces el perverso candor de Lamia y de Lilit,
derrochas encanto y encantos nos muestras,
eres la matrona de las azucenas que son sólo suyas,
en tus venas bulle la sangre de un cisne y de una doncella,
y de tus pechos lacta el fulgor albino de la medialuna.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Helena de Troya”, (1863), Dante Gabriel Rossetti.
Safe Creative #1109049991238

jueves, 1 de septiembre de 2011

A ELIZABETH SIDDAL

Elizabeth Siddal,
el láudano cegó el cerúleo brillo de tu mirada.

¿O acaso tus ojos se opacasen
por mor del necio egoísmo de un Hamlet
cabalgando a lomos de la más negra montura?

El homicida de corazón yace dormido,
ajeno al arrullo de las palomas torcaces;
quizás Rosercrantz y Guildenstern
debieran seguir vivos y él haberse extinguido,
como se extingue una candela
al consumirse la lubricada mecha,
como se extingue la voz de un mudo
en la inútil caverna de su garganta.

Ofelia de lágrimas anegada,
ahogada en el fluvial dominio de su propio llanto,
Ofelia de suspiros desgranados en la infame oscuridad de las tinieblas.

¡Muere Lizzie sin que  Dante suspire por Beatrice!

Fenece Ofelia entre acuáticas guirnaldas,
nenúfares emponzoñados con el curare de los celos,
y el príncipe de Dinamarca blande, con su indolencia,
la mortal daga en las carnes por el desaliento laceradas.

Dante suspira hoy, cuando ya de ti sólo queda
un cadáver pálido, presuroso de convertirse en viento.

Dante que no es Alighieri, Dante que pinta doncellas,
Dante que esconde su libro, poemas de amor prohibido,
entre el incienso rojo de una Beata Beatrix que ahora sólo es cabellera,
pulida mata de rubíes y amapolas, mata sanguinolenta,
de capilares urdida, mata que lo mata todo,
hasta la vida que encuentra.

Dante sabe de su error, ¡tardía sapiencia suya!
Dante se percata de su búsqueda,
en pieles de arrebolada tarde y en remolinos de rosáceos amaneceres.

Dante sabe que habrá otras, con muslos de níveo mármol
y brazos de vestal cautiva, con ojos de azucenas
teñidos de bruna umbría.

Dante sabe que habrá otras, porque antes hubo una.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Retrato de Elizabeth Siddal Rossetti”,  (1850 - 65), Dante Gabriel Rossetti. Fitzwilliam Museum, Cambridge, UK.

Safe Creative #1108319965238

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...