sábado, 31 de diciembre de 2011

HAIKU DEL AÑO NUEVO.

El año nuevo
vendrá con felicidad
y dicha sin par.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Amorcillo durmiente", (1882), Leon Perrault.

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡MUY FELIZ 2012!!!!!!!!!!!!!!!

Safe Creative #1112310830549

viernes, 30 de diciembre de 2011

QUIZÁS...

Quizás ese eco profundo
que se desploma
con rugido de ola,
con redoble de tambor,
océano bravo
engastado en el acantilado
de una estrella que amenaza
con implosionar toda una galaxia,
sea el bramido seco,
desabrido, árido y desértico,
de la bestia que me habita el medular
meollo del ser.

Quizás sea llanto de pasión enfebrecida,
de dolor, de angustia,
de desesperanza plena,
exhaustiva,
doliente como una aurora boreal
ante los ojos del ciego,
catarsis necesaria
que precede a la purga laxativa
de ese colon que a veces resulta ser el alma,
que anticipa la expiación del pecado
de la propia vida,
del nacer sin la consciencia de la afirmación,
del ovocito primigenio
redimido por la existencia de un ulterior vacío.

Quizás todo esto sea necesario
para que las hojas retoñen en las ramas caducas,
para que el ciclo se transforme en perpetua espiral
y el corazón se purifique
en inmaculadas diástoles y sístoles.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “The Fates gathering in the stars”, (“ Las Parcas recolectando las estrellas”), 1887,  Elihu Vedder.

Safe Creative #1112300826828

martes, 27 de diciembre de 2011

DESNUDANDO.

Desnudando mi cuerpo de aflicciones,
de temores inciertos y de fallos,
de estertores lacónicos, vasallos
de tibiezas infames y traiciones,

reanudo una vida entre algodones,
regalada de joyas de un serrallo,
que me habita la piel en la que me hallo,
procurándome gozo y diversiones.

Desnudo de ropajes mi cintura,
mis glúteos, mis muslos, mi cadera,
mis pechos de pezones en negrura,

y la gruta profunda de venera,
que pariera en tortuosa coyuntura,
a la diosa Afrodita que me espera.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “A bath”, (“Un baño”), Frederic Leighton.

Safe Creative #1112290826471

lunes, 26 de diciembre de 2011

LA NUBE


La nube, en su liviandad,
cuando observa —desde su excelsa atalaya—
la arena del desierto interminable,
no imprime huella alguna
sobre ella.

Mas cuando besa —con labios mórbidos
y húmedos—
los mismos granos dorados
que alfombran
la vasta playa, aguijonea con fuerza
horadando su tersura,
imprecando a cuarzos y feldespatos,
carcomiendo el áureo satén
de ese puzzle de partículas.

La nube, en su sutileza,
pierde las formas etéreas, se licúa,
se vierte sola, más aún,
se precipita de maneras sulfurosas:
con dentelladas al aire,
con carcajadas al viento,
y se extrema y se disuelve

como se disuelve
el tiempo cuando te siento tan lejos.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Vista de Delft", (1661), Johannes Vermeer

Safe Creative #1112260806977

sábado, 24 de diciembre de 2011

SALVE REGINA

La Virgen, Reina y Señora de los frutos de la tierra,
ha alumbrado un Chiquillo,
un pimpollo sonrosado de mejillas que son pétalos
de aterciopeladas rosas y de níveas azucenas.

Sobre el encarnado manto de la amantísima Madre,
se encarna Dios en un Niño,
Él será para su pueblo perpetua luz de esperanza,
Él será para los hombres sacrificio y redención.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Our Lady of the Fruits of the Earth”, (“Nuestra  Señora de los Frutos de la Tierra”), 1917,  Frank Cadogan Cowper.


Aun cuando no soy creyente, dedico este humilde poema a quienes sí lo sean y celebren la Navidad, así como a todos aquéllos que festejen estos días.

¡¡¡FELICES FIESTAS!!!

Safe Creative #1112230800691

martes, 20 de diciembre de 2011

UN SONETO, AUNQUE NO SEA LOPE DE VEGA.

Un soneto me manda hacer Violante,
aunque no sea Lope, ni de Vega
apellidarme pueda, ni en la friega
de ansiar las distinciones, arrogante

deba mostrarme, siendo una aspirante
como otra a convertirme, con entrega,
en trovadora que el alma sosiega,
y arrulla el corazón más apremiante.

Poeta quiero ser de envergadura,
aunque el tiempo me mire en la distancia,
poeta sin llegar a la locura.

Que codicio perderme en asonancia,
en consonancia hallarme la cordura,
y en la pluma volcarme en abundancia.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Die briefschreiberin", ("La escritora"), 1655, Gerard Ter Borch o Gerard de la Notte.

Safe Creative #1112150753442

lunes, 19 de diciembre de 2011

A MI PADRE.

Vives, padre,
en un bucólico jardín
de limoneros bordeado.
Las cárdenas buganvillas
escalan la tapia
para admirar
la vastedad del paisaje
que se rinde, fuera,
a un horizonte inabarcable e infinito.

Vives, padre,
entre árboles en flor,
entre azahares purísimos
esplendiendo su albura.

Vives, padre,
en la recóndita médula
de mis recuerdos
más bellos y queridos
y mientras yo siga viva,
vivirás conmigo, padre,
vivirás conmigo.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Almendro en flor", Vincent van Gogh.

Safe Creative #1112180763428

jueves, 15 de diciembre de 2011

REGRESO

Regreso a casa
acariciando, con yemas dulces,
las espigas 
que la tierra nutre de sol
en la profundidad de su útero.

Regreso a casa:
el gesto cansado,
la piel de una Ariadna dormida
cegando los poros,
y el tiempo 
(ese atleta de infatigables músculos, 
ese rodamiento permanente y elástico)
estrechando el círculo de la memoria
como un grillete de acero,
como una corona de hojalata
—sin gemas ni valor alguno—
ceñida sobre la frente de la náyade Lete.

Tal vez sólo haya transcurrido un segundo,
tal vez, un eón,
mas qué importa,
pues 
hoy regreso a casa,
 al reino celeste de tus ojos.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: "Ariadna" (1898), John William Waterhouse

Copyrighted.com Registered & Protected 
D1ZP-IMWR-CJY1-VTZL

martes, 13 de diciembre de 2011

PENA GRANDE.

Vivía una pena grande,
se le aferraba a la espalda
oprimiéndole la tráquea,
le quebraba los silencios
de la mañana a la noche,
de la noche a la mañana,
y la envolvía en un manto
de gotas precipitadas.

Con la alborada dormía,
y en la noche fría y húmeda,
sus ojos se alborotaban
como crines de caballos
batiendo por la yeguada.

Vivía una pena grande,
concentrada de salitre,
embebida de salmueras,
y su vida se escapaba
                 emulsionada en marismas.                

Pero llegado a aquel cruce
de diligentes relojes,
donde las agujas marcan
las horas del interludio
entre la vida y la muerte,
ella prefirió la vida,
dejando para otro tiempo
dormitar el Sueño Eterno.

Mayte Dalianegra.

Pintura:"The tambourine girl", ("La chica de la pandereta"), 1906, John William Godward.

Safe Creative #1112120736925

sábado, 10 de diciembre de 2011

LA SEQUÍA.

La sequía es una cobra nauseabunda,
y cuando ansías su piedad,
ella te mira
con sus verdosos ojos de aguamarina,
más gélidos que los cubitos de tu nevera,
y te percatas, entonces
- porque hasta ese momento
le rendías la pleitesía que le rinde
un ignorante o un cándido -
de que, a partir de ese instante,
te mirará por encima del hombro,
con soberbia, con arrogancia,
y entenderás que si hasta ahora
el agua manaba dulce y mansa
de las griferías de tu hogar,
desde esa misma ocasión,
será indiferente que telefonees o no, de forma reiterada,
a cuanta compañía diga hacerse cargo del servicio,
pues todo acto en ese sentido resultará infructuoso.

Porque la sequía ha llegado a tu casa
y no sólo a ella,
también ha llegado a tu vida, a tu corazón,
otrora regado de deleitables humedades,
y notarás, ¡oh, pobre ingenuo!
cómo los surtidores de tu jardín se han atascado
y ya las aguas, incluso las residuales,
se niegan a salir por las espitas.

Tendrás que habituarte a vivir entre las dunas,
a pisar las ardientes arenas
y a sufrir sed desde el orto solar hasta la aurora,
porque el río que colmataba de amistad
tu menesterosa vida, se está desecando
y en su lecho queda, tan sólo,
un yermo páramo baldío.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Prayer in the desert”, (“Oración en el desierto”), Jean León Gérôme, (1824 - 1904).
Safe Creative #1112100710709

viernes, 9 de diciembre de 2011

AÑOS Y AÑOS

A Nélida Rodríguez Mayo

Hace años que te fuiste,
años de estrellas apagadas en tus ojos,
de estrellas que ahora son topacios turbios,
años de horizontes difusos, desdibujados,
sangrando su luz violeta
sobre la comisura de una lágrima.
Años de huecos
donde cabe, como un puño menudo,
la memoria de tu risa,
que era un arroyo temprano de primavera
con su tibieza, un pájaro de pecho pardo
gorjeando en la enramada.

Años que son arrugas de tiempo, pliegues
en la cuenca del aire,
grietas donde el viento asienta un gemido
con forma de silencio.

Hace años que te fuiste,
años que van morigerando mis pesares
relativizados en la cúpula grisácea
de un asterisco en el calendario.
Años de recuerdos desvaídos
como los colores de mi infancia,
de lluvias melancólicas que lavan el trigo
que el sol había forjado con su metal precioso,
de redenciones que siembran el mar
con el fuego que palpita en el crepúsculo.

Años en que mi boca te llama repitiendo tu nombre
en el seco tañido de una campana,
años y años
de ausencias,
de cicatrices que un látigo áspero
grabó, inclemente, sobre la pálida niebla.

Años y años embalsamados,
enmascarando el pertinaz efluvio de la nostalgia
con un fragor de cálices y corolas.
Años y años, dulce madre mía,
con tu cuerpo de espigas y uvas
ofrendado a la tierra.

(Mayte Dalianegra)

Pintura: “Winding the skein” (devanando la madeja), 1878, Frederic Leighton
Safe Creative #1112090703217

martes, 6 de diciembre de 2011

ESPÉRAME EN EL ELÍSEO.

Espérame en el Elíseo, amor,
no me demoro,
sólo me estoy calzando
las medias de seda negra
sobre la seda de mi ebúrnea piel.

Espérame, que me pongo rimel,
para que mis pestañas luzcan
la atávica organza hilvanada
por la sabia astucia del arácnido cruel.

No me demoro, amor,
sabes que soy de tu entera satisfacción,
sabes que vivo como vive el vino,
para ser degustado con la delectación de un sorbo,
de un leve y trémulo ósculo
sobre la areola del pezón enhiesto,
quizás de un susurro satinado y dulce
acariciando el oído ávido,
tal vez con la savia joven que hierve
de ganas de tenerte...¡en mi interior!

Mayte Dalianegra.

Pintura de Eric Wallis.

Safe Creative #1112060681224

lunes, 5 de diciembre de 2011

MIS POEMAS YA NO SON PARA TI.

Mis poemas ya no son para ti,
salvo éste,
el último,
ni los del amor rendido y romántico,
silabeados por un pueril corazón,
ni los de otro tipo de amor,
el de Eros,
tintados por el fuego bermejo de la libido.

Mis poemas ya no son para ti,
salvo éste,
el último,
agostada la savia que diera
efímero verdor
a lo fenecido en el instante del parto,
a la pasión unilateral alumbrada
y ejecutada por el hacha homicida
segundos después,
a lo que pudo ser y no fue.

Mis poemas ya no son para ti,
salvo éste,
el último,
y ya no verán tus ojos mis humildes
y arrebatadas letras,
ni esas inertes imágenes bidimensionales
de un volumen vivo, corpóreo,
envuelto en piel,
dotado de latido y sentimiento.

Ya no verán tampoco los míos,
tu rostro de oculto y frío reverso lunar,
ni sabré de tus súbitos cambalaches,
porque éste es mi último poema para ti.

Ahora de nuevo soy paloma torcaz
y alzo el vuelo en pos de otro sueño,
de manos más generosas
que viertan sobre mi pluma
y sobre mi espíritu,
el divino esperma de la inspiración.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Las cuatro musas con Pegaso”, Caesar van Everdingen, (1617 – 1678).

Safe Creative #1112040666357

viernes, 2 de diciembre de 2011

CUANDO CREÍ QUE TE PERDÍA.

Ayer, cuando creí que te perdía,
pensé que con tu amistad también se iba
la melodía de esa voz atemperada,
afinada por melancolías y nostalgias pretéritas,
de esa voz escuchada en la reverberación de un poema
que arroba el instinto con el arrullo de su eco.

Pensé también que tu imagen,
ésa que bosquejan las cuatro fotografías
-y digo cuatro con la exactitud de un docto Kepler-
que con celo guardo en el baúl de mis tesoros,
pasaría a ser un recuerdo somero y difuso.

Y creí que, junto con tu amistad, también perdía
-en mi infinita habilidad por malograr
aquello conseguido con ahínco-
la grata compañía que me brindas,
ésa que hace florecer las rosas en mis balcones,
aun cuando caigan los copos del invierno.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Gather ye rosebuds while ye may", (" Junta capullos de rosa mientras puedas"), 1908, John William Waterhouse.
Safe Creative #1111270612912

viernes, 25 de noviembre de 2011

HABANA VIEJA.

Habana Vieja,
torrente antiguo,
sones y danzones
de melaza y caña hambrientos,
amamantados en pechos de mulatas
que contonean caderas de guitarra,
por aromas de ron añejo
y hierbabuena rasgueadas.

Habana Vieja,
semen de mambises engendrando héroes
hasta el hemisferio austral.
Malecón por el amor traicionado,
cantos de sirena
que son sólo eso: ¡cantos!

Mayte Dalianegra.

Pintura de Ramón Lombarte.
Safe Creative #1111250594030

A LOS AEROGENERADORES.

Molinos sin Don Quijote,
blancos gigantes aspados
dibujan el horizonte
de los cerros castellanos.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Boreas and fallen leaves", ("Bóreas y las hojas caídas"), Evelyn De Morgan, (1855-1919).

Safe Creative #1111250593842

lunes, 21 de noviembre de 2011

LA AVIDEZ DE LOS NENÚFARES.

La avidez de los nenúfares
reclama de mí,
la suerte de una Ofelia enredando
su núbil cabellera en el seno lacustre
del olvido.

Vida inútil desangrada entre la niebla
del desatino necio,
bebiendo las aguas del Leteo,
fagocitando lotos de pétalos
tan virginales como un papel en blanco.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Ofelia”, (1910), John William Waterhouse.

Safe Creative #1111210565520

viernes, 18 de noviembre de 2011

HOY NO VENDRÁS.

Hoy no vendrás a este ágape
de alimentos fríos e insípidos,
la cena ya no recibirá nunca
el calor del fogón,
y el oropel de su refulgente vajilla
se oxidará, junto con los restos de las viandas,
en el polvoriento mantel del olvido.

Ahora sé que no es oportuno
confiar en quien en una no confía,
que hay que temer a quien a una,
sin razón alguna teme,
y que abrirse como un loto
mostrando la perla del interior,
es exponerse a recibir el desamparo,
cuando no, la traición.

Al fin aprendo, la vida es la gran Maestra.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "El banquete de Tereo", Peter Paul Rubens, (1636-37), Museo del Prado, Madrid.

Safe Creative #1111150522225

martes, 15 de noviembre de 2011

Y NO DEBERÍAMOS TEMER...

No deberíamos temer
el acoso de las hordas enemigas,
ni aun cuando el bosque de Birnam,
de ramajes camuflado,
camine hacia nuestro encuentro.

No deberíamos temer el hostil acero
que los adversarios de lo empírico
esgriman contra nuestras
mortales carnes,
pues hierve en nuestras venas
el antídoto que se opone a tan fecundo miedo,
engendrado en la magia, la superstición
y la hechicería.

Y no deberíamos temer
sino al otro,
al extraño,
al embozado que no muestra su rostro
por temor a ser reconocido,
a sufrir represalia alguna
por ser,
simplemente, él mismo.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Macbeth and Banquo meeting the witches on the heath", ("Macbeth y Banquo encontrándose con  las brujas en el brezal"), 1855, Théodore Chassérieau.

Safe Creative #1111150522515

domingo, 13 de noviembre de 2011

TE ESPERO AQUÍ.

Te espero aquí,
frente a las aristas de mi mesa,
mordaces en el absoluto mutismo
que atestigua esta soledad
nunca vencida por el sueño.

Te espero silente como ellas,
impertérrita también,
con los labios cosidos
para no permitir la inoportuna
evasión de un suspiro.

Pasan los minutos, las horas,
puede que los días,
y aquí sigo, enmarañada de telarañas,
esperando que una glauca luz
me ilumine la faz,
que me devuelva la sonrisa
perdida en esta demora de tiempo y silencio.

Y aquí sigo, todavía,
esperándote, siempre esperándote,
apurando mis ansias
en la tinta de un poema
que tus ojos obviarán,
disimulando, fingiendo que nada acontece,
mintiéndote, mintiéndome,
sepultando bajo el légamo de la conciencia,
el inclemente y tempestuoso
río que me fluye dentro.

Mayte Dalianegra.

Pintura: “Automat”, (“Autómata”), 1927, Edward Hopper, Des Moines Art Center, Des Moines, Iowa, USA.
Safe Creative #1111130511492

jueves, 10 de noviembre de 2011

VUELVO...

Vuelvo a esta playa del mundo,
a habitarla como un grano más,
a comprobar, cada tarde,
cómo se defenestra el sol
desde las elevadas cumbres del horizonte,
con la puntualidad de un engranaje suizo.
A asistir, también puntualmente,
a su eclosión matutina,
y a esperar lo inesperado
en este mundo que piso,
en ésta la última frontera.

Mayte Dalianegra.

Pintura de Boris Dragojevic.
Safe Creative #1111100487086

lunes, 7 de noviembre de 2011

NO ME HARÁS SUFRIR.


No me harás sufrir porque no te vea,
pues eso no me hará dudar de tu existencia,
tampoco veo los átomos
y sé que están ahí,
con sus electrones girando locamente
en torno a un apático núcleo,
ignorante de su presencia y de su arrojo.

No me harás sufrir porque no sienta la calidez de tu piel
o el sabor afrutado de tu boca,
pues imagino la tibia seda que te cubre,
y las cítricas partículas que navegan por tu saliva,
y las imagino zarpando hasta mi orilla,
colmando de limones y de mangos,
de naranjas de la China y de concupiscentes papayas,
la húmeda oquedad que se abre tras mis labios
escarlata, de orquídea lasciva y salvaje.

No me harás sufrir mientras el cielo
se conserve por encima de las nubes,
y éstas, los cirros, los nimbos y también los cúmulos,
no viertan el caudal gaseoso que atesoran,
en cascadas voluptuosas y sonoras,
y sean gotas de lluvia, afiladas y menudas,
las que salpiquen los vitrales que nos cobijan.

No me harás sufrir mientras tu corazón
se engarce con el mío en sístoles y diástoles silenciosas,
pues nada enturbiará mi felicidad contigo,
esta secreta felicidad que ahora vivo. 

Mayte Dalianegra.

Pintura: “La atención”, Federico Andreotti, (1847 -1930).

Safe Creative #1111070465695

sábado, 5 de noviembre de 2011

EL ZUMO DE LA VIDA.

De liviano azafrán mi cuerpo atavío,
ondulada flor de melocotón,
vaporoso cendal flameando
bajo los cálidos rayos del sol de junio,
mientras el sueño embarga mi consciencia…

Ligera de equipaje viajo,
sin más maletas que el deseo
que renace en el mundo lúbrico
y onírico de los sueños paridos
en hamacas de siestas caniculares,
sin más expectativas que la vida
servida en la argéntea bandeja
del propio existir, del vivir por no morir,
del perseguir, segundo a segundo,
la propia existencia,
hasta ese entronizado,
(hasta la saciedad),
 -segundo homicida-
del rastrear el dulce jugo,
ese sabroso, suculento, sazonado
y especiado…
¡zumo de la vida!

Mayte Dalianegra.

Pintura:"Flaming june", ("Sol ardiente de junio"), 1895, Frederic Leighton.

Safe Creative #1110290399643

viernes, 4 de noviembre de 2011

UNA CIERTA FELICIDAD.

Una cierta felicidad
milita bajo esa cúpula celeste
que tremola con el gélido soplido de Bóreas.

Tal vez sea una ínfima dosis de felicidad,
algo imperceptible,
como el aliento sosegado
y perfumado de montaraces hierbas,
del fauno que sestea al abrigo de un sol de otoño.

Quizás una felicidad compartida
en los segundos que preceden
al crepúsculo,
quizás rememorada con deleite
en los que escoltan al orto solar.

Posiblemente sólo haya de ser eso:
una íntima y pequeña cuota de felicidad.

Mayte Dalianegra.

Pintura: "Fauno y bacante", William Adolphe Bouguereau, (1825 - 1905).

Safe Creative #1111030442483

martes, 1 de noviembre de 2011

PADRE, MADRE, AHÍ TAN SOLOS...

A mis padres

Qué frío tienen los muertos
en sus celdillas de abeja
de necrópolis desiertas.

Padre, madre, ahí tan solos...
Solos en las madrugadas
de noches amanecidas
sin soles que las calienten.

Qué frío sienten sus cuerpos
de vacío y mudo incienso.

Padre, madre, ahí tan solos...

Os dejo unos crisantemos
de rubia miel florecidos,
y el recuerdo de otros tiempos
donde la vida latía
en medio de vuestros pechos.

Padre, madre, ahí tan solos...

Se me marchitan las flores
con la sal de mis lamentos,
padre, madre, ahí tan solos…

Mayte Dalianegra

Pintura: "In Memoriam", 1898, Evelyn de Morgan

Safe Creative #1111010417135