martes, 23 de enero de 2018

SACRIFICIO



No sabe por qué está ahí,
solo escucha llorar y chillar
a otros como él,
a otros que tienen
su misma apariencia,
su misma voz.

Pero
no puede hablar;
no es que no pudiera haber aprendido,
es solo que su garganta
nunca se lo permitió.

Esa garganta
que nació para servir
a otros motivos,
a otros intereses;
esa garganta
que nació para el cuchillo

del mismo modo que él
—sublimado en su inocencia—
vino a este mundo
carente de redenciones,
para llenar nuestros platos.

(Mayte Llera, Dalianegra)

Pintura de Franc Marc 

Copyright: ML0Sneb5vFJBDF8u